9.14.2011

La previa de Floyd Mayweather Jr. vs Víctor Ortíz


El próximo sábado 17 de septiembre, en el MGM Grand Arena de la ciudad de Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, habrán de enfrentarse el campeón mundial Welter de la CMB Víctor "Vicious" Ortíz contra una de las más grandes figuras que ha dado el boxeo profesional en los últimos quince años: nada más y nada menos que Floyd Mayweather Jr.

Poco hay para decir de ese enorme boxeador que es Floyd Mayweather (34 años). Boxeador de pura cepa, hijo y sobrino de púgiles (su tío Roger Mayweather es, además, su entrenador) desde su debut como profesional en 1996 no solo se ha encargado de despachar a muchos de los nombres más grandes que han osado subirse a un ring en los últimos 15 años, sino que forjó, paso a paso, uno de los currículums más impresionantes que pueden encontrarse en el deporte actual: 41 victorias, sin derrotas ni empates, con 25 ganadas por knockout. Luminarias como Shane Mosley, Oscar de la Hoya, Ricky Hatton, Arturo Gatti, Zab Judah, el argentino Carlos Baldomir y Genaro Hernández, cayeron derrotados al enfrentarse con Pretty Boy Floyd.
El oriundo de Michigan ha demostrado a lo largo de los años que no solo es el poseedor de una de las defensas más pulidas que pueden hallarse en el boxeo actual. Pero además se trata de un peleador que descifra el juego de sus rivales de una forma pocas veces vista. Es inteligente como el que más, y puede desarticular cualquier estrategia o cambio de situación durante el transcurso del combate. Estas cualidades son las mismas por las que muchos de sus detractores lo acusan de dar "poco espectáculo", algo que no tiene mucho sentido cuando se contempla el inmaculado récord del norteamericano.
A nivel personalidad, Mayweather es... pintoresco (?). Extremadamente soberbio (en base a su enorme talento y capacidad, hay que ser sinceros), constantemente acompañado de una troupe a la que últimamente se han agregado su prometida Shantel Jackson y el rapero 50 Cent, Floyd es un tipo que tiene tantos o más detractores que fans. Buena parte de los que ven sus peleas lo hacen tan solo para ver si por fin alguien podrá partirle la cara de una buena vez.

Víctor Ortíz (24 años, 29 victorias, 2 derrotas, 2 empates, 22 knockouts ), por otro lado, es una contraparte ideal para la figura de Mayweather. Hijo de inmigrantes mexicanos, Ortíz debió soportar de niño el abandono de su madre, los golpes de su padre alcohólico, y eventualmente el abandono de este mismo, quedando solo junto a su hermano, viviendo ambos en distintos orfanatos de Kansas. De muy jóven comenzó a practicar el boxeo de forma amateur, destacándose en la competición en base a una pegada formidable, al mismo tiempo que se dedicaba a vender éxtasis y marihuana como forma de ganarse la vida. Pudo dejar de lado esto al volverse profesional y comenzar a encadenar una serie de victorias que lo llevó a convertirse en uno de los prospectos más interesantes del boxeo estadounidense. Todo iba de pelos (?) para Víctor, hasta que se topó con esa máquina de pegar que es el argentino Marcos René "el Chino" Maidana, quien, a pesar de ser derribado en tres oportunidades por Ortíz, terminó despachando al jóven norteamericano por un knockout técnico luego de inflingirle un castigo temible y una serie de contusiones y cortes realmente importantes.

Ouch (?)

La pelea con Maidana despertó serias dudas respecto al aguante y garra de Ortíz, puesto que su reacción para cuando se finalizó el combate, y en la conferencia de prensa, fue extrañamente calma. A pesar de todo, y contra lo esperado por la mayor parte del periodismo especializado, logró rehacer su carrera, pelea a pelea, llegando a su punto álgido tras vencer al velocísimo púgil haitiano Andre Berto en Abril de este año, coronándose así campeón Welter del Consejo Mundial de Boxeo. Para ese combate, Berto era considerado ampliamente como favorito por los distintos medios y casas de apuestas, pero aún así Víctor logró llevarse la victoria por decisión unánime de los jueces en una de los mejores enfrentamientos que se hallan visto en lo que va del año.


Estas ya mencionadas diferencias de carácter, de personalidad y de historias de vida, hace que la pelea del próximo sábado sea digna de ser tenida en cuenta. Es el clásico enfrentamiento entre el chulo, soberbio y agrandado contra el pibe que la viene remando desde abajo. Es tan difícil no odiar a Mayweather como lo es no simpatizar con Ortíz. Para colmo, y para darle más color al asunto, el entrenador de Víctor, Danny García, divide su vida entre el gimnasio y su segundo trabajo como camionero de la Coca Cola (trabajo que mantiene para conservar su seguro médico). No solo eso, Ortíz originalmente entrenaba con el hermano y el padre de Danny, pero mientras que estos habían perdido la confianza en el púgil, Danny le hacía saber que estaba seguro de que algún día habría de ser campeón mundial. Esta confianza pagó jugosos dividendos para García, quien terminó encargándose del entrenamiento del actual campeón (así como terminó peleado con su progenitor, con quien a día de hoy sigue sin hablarse).

En fin, en vistas al combate del sábado, Floyd Mayweather es el claro favorito a ganar, aunque de a poco empiezan a sonar voces que claman un poco más de respeto para el jóven Ortíz. Personalmente no creo que al mexicano-estadounidense le de el cuero para enfrentar a una leyenda viva del boxeo como es Mayweather, pero lo que es seguro es que Victor al menos saldrá a matar o morir (no tiene muchas más chances de otra forma) así que al menos tenemos la certeza de que habrá un lindo piso de acción en Las Vegas, sin importar lo poco atractivo que pueda resultar el planteo de Floyd a priori.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada